#atlantico00
Preparando el barco para la travesía del Atlántico

#atlantico00

Muchos de los que andamos por aquí tenemos el sueño, la ilusión o la ambición del gran viaje. Cruzar el Atlántico.

Luego ves que no es fácil. Para empezar, tienes que robarle mucho tiempo a tu familia, a tu trabajo. Y acabas invirtiendo un dineral. Y no es solo eso: encontrar el barco y la tripulación.

Porque aunque te hayan contando que cruzan cada año tres o cuatro mil barcos, que de digan que parejas de octogenarios lo hacen con barcos llenos de gatos y macetas, que hay barcos que lo han hecho solos, que sepas que los alisios te llevan para allá si o si, o que hay un tipo que lo está cruzando metido en un barril, cuando lo piensas un poco, hay mucha agua y muchas millas.

Más allá de lo técnico, la convivencia tiene su trabajo. No hay un super por el camino si se te estropean las patatas. Cualquier problema se puede convertir en un drama. Así que el estómago se te encoge y la lista de las cosas a tener en cuenta crece y crece.

Pero esta vez todo ha cuadrado: Buena tripulación y buen barco. Si las patatas están a la altura, tendremos un buen viaje y os lo podremos contar de primera mano.

Y sabéis que en la escuela nos gusta que naveguéis y que os hemos hablado del proyecto de organizar estos viajes. Pues este viaje nos tiene que servir para abordar ese proyecto y ayudaros a encontrar ese barco y esa tripulación.

 

Cerrar menú