¿Licencia de navegación, PNB o PER?
Licencia de navegación

¿Licencia de navegación, PNB o PER?

¿Empiezo por la Licencia de navegación, por el PNB, o por el PER? Es una duda frecuente en muchos de los que empiezan en la náutica, sobre todo si no han tenido experiencia previa a través de amigos o familiares.

Vaya por delante que, como escuela a la que nos gusta la enseñanza, siempre os recomendaremos ir al PER, pero entendemos que haya personas que decidan conformarse con una licencia de navegación o el título del PNB: quienes tengan claro que quieren hacer navegaciones muy cortas en embarcaciones de pequeño porte.

La licencia de navegación

Obtener la licencia de navegación exige muy poco tiempo, esfuerzo, conocimiento y dinero. Con una mañana de formación teórica y práctica se obtiene una titulación que permite realizar una navegación muy básica: embarcaciones de menos de 6 metros (incluyendo motos de agua desde el verano de 2019), navegación solo por el día y a menos de dos millas del puerto o lugar de abrigo. Un lugar de abrigo podría ser, por ejemplo, una playa en la que resulte fácil desembarcar.

La licencia de navegación es suficiente, por ejemplo, para alguien que no pretenda ir más allá de alquilar ocasionalmente una pequeña motora de hasta 6 metros de eslora para dar un paseo o pasar una jornada en una playa prácticamente colindante al lugar en el que hace el alquiler.

El PNB (Patrón para Navegación Básica)

El PNB ya requiere más esfuerzo. Es un título más serio en los conocimientos de seguridad y normativas mínimos necesarios para navegar. Hay que presentarse y aprobar un examen oficial, hay que hacer unas prácticas de navegación obligatorias de 8 horas y hay que hacer un curso de radio de dos horas de teoría y dos horas de prácticas en unos simuladores homologados. Con el PNB ya se puede navegar de noche, se amplía hasta 8 metros la eslora de las embarcaciones que se pueden gobernar y hasta cinco millas de puerto o lugar de abrigo el ámbito de navegación.

Muchos armadores de embarcaciones de menos de 8 metros se conforman con obtener el PNB. Estas embarcaciones ya pueden ofrecer potencia y comodidades importantes para pasar una buena jornada de navegación dentro de las atribuciones del título, bien sea para salir a pescar, o a fondear en una cala a disfrutar de una jornada inolvidable.

El PER (Patrón de Embarcación de Recreo).

Este es un título que ofrece una habilitación muy potente. Con las prácticas complementarias, permite llevar embarcaciones de hasta 24 metros de eslora, alejarse 12 de millas de la costa, navegar entre islas en los archipiélagos balear y canario y cruzar desde la península a las islas Baleares: mucho más de lo que, legalmente, necesitará la mayoría de los navegantes de recreo.

Es el punto de partida para quien tenga el deseo de navegar «con mayúsculas».

El temario del PER supone una ampliación sobre el temario del PNB con materias importantes: maniobras, emergencias, meteorología y navegacion.

En nuestra opinión, se queda muy corto en los conocimientos de meteorología (cualquiera que vaya a navegar debería ampliar sus conocimientos en esta materia) y en lo relativo a los instrumentos modernos de navegación, ausentes del temario.

¿Empezar por el PNB y seguir con el PER?

No lo recomendamos. La única supuesta ventaja es que existe la posibilidad de hacer el examen de la parte del temario del PER que no está en el PNB, el “PER reducido”. Sin embargo, la normativa de examen hace que aprobar este examen sea muy difícil, pues permite muy pocos errores. La experiencia nos demuestra que merece la pena repasar las materias que ya estudiamos para el PNB, que son muy importantes, y presentarse al examen completo.

Además, hay que hacer la práctica completa del PER de seguridad y navegación y el curso de radio completo.

En resumen,…

…si tienes dudas sobre por qué título te interesa empezar, es que tienes que haber el PER 😉

Cerrar menú